viernes, 3 de octubre de 2008

Viernes (fuck off and die)

Cuando vas a un concierto sin ganas suelen pasar estas cosas. Que te encuentras con un conciertazo como la copa de un pino. Ayer los Backyard Babies estuvieron muy grandes, aún reconociendo que yo no soy un experto en grupos suecos de gente sudada. Pero cuando algo es genuino, pues eso, que mola. Tanto, tanto que hasta uno se vuelve súper fan y se compra una camiseta con un fuck off and die en el pecho.



Hoy espero ir al cine de una vez por todas. A la esperada 'Una guerra muy perra', se ha sumado la de 'Vicky, Cristina, Barcelona'. A pesar de que actuan esas cosas tan antipáticas llamadas Javier y Pe, voces de mi alrededor me han susurrado al oído que la película es muy canalla (odio este término) y muy putera.


He acabado de hacer mi repaso diario a la prensa en Internet, y dejando a un lado al debate Palin vs Biden (¿¿alguien conoce a este señor??), lo más destacable bajo mi humilde punto de vista es la aportación científica de Sharon Stone para luchar contra el siempre sonrojante olor de pies:

"Stone confesó que quiso inyectar botox en los pies de su hijo para tratar el mal olor"

2 comentarios:

blogjob dijo...

te imaginas donde la pondría yo esa inyección?

Onanista Sánchez dijo...

No quiero ni pensarlo. ¡Qué atrocidad!