sábado, 11 de octubre de 2008

Sábado (sabadete)

Ayer, antes de salir a cenar a un exquisito mejicano (muy aconsejable unas empanadillas rellenas de carne llamadas gringas), estuve echando un vistazo a la mejor revista rosa del momento, la Cuore. Es barata, es cool y no pierde el tiempo con petardeo patrio. Definitivamente la número uno. Entre hoja y hoja me encuetro una noticia que reclamó mi atención. Drew Barrymore, esa actriz tan molona y tan sepsi, ya tiene nuevo novio.


Tras lucir palmito con Fabrizio Moretti o con Justin Long, ahora parece ser que le ha echado el lazo al actor más elegante del momento, el inquietante Ed Westwick, el mismo que da vida al incomparable Charles Bartholomew Bass en Gossip Girl.


Ed es de la estirpe de Lapo Elkann o Jaime de Marichalar (no estoy de coña). Tipos elegantes que lo son sin darse cuenta. Son de esas cosas con las que uno nace y no se hace. Sólo ellos pueden llevar o combinar determinadas cosas sin caer en la vulgaridad.


Buscando algo que llevarme a la boca sobre el gran Lapo, me encuentro con lo siguiente:

"Lapo Elkann estuvo en coma por consumir opio, cocaína y heroína. Lo salvó "Patrizia", el hombre vestido de mujer que llamó al médico. Lapo Elkann estaba en una orgía con travestis, donde incluso se dijo que uno era su pareja. Allí consumió cocaína en exceso y entró en coma".

Hay formas y formas de destruirse a si mismo o de rozar la muerte. Todo lo que toca Lapo se convierte en oro y tiene aroma de grandeza.

Hablemos de televisión un poco. Creo que mi nueva serie de dibujos animados favorita es American Dad. De un tiempo a esta parte no le hice mucho caso, pero casi por casualidad me he tragado un par de capítulos sueltos y me ha parecido terriblemente entretenida y cabrona.


Tras beber ayer un poco más de la cuenta, mientras desayunaba he puesto mi programa favorito de las mañanas de fin de semana, César Millán y su manada. Hoy tenía un caso de perro rebelde en la central de Paul Frank Industries. Amo ese edificio, amo a todas las personas que trabajan allí, con sus tatuajes, con su ropa molona, con sus despachos personalizados... Ellos son tan así que pueden llevar a sus perros al trabajo. Son terriblemente originales hasta para poner nombre a sus canes. El perro oveja negra del grupo era un pit bull llamado Big Boy. El día que tenga una mascota le voy a llamar Big Boy. Huelga decir que César logró reconducir la actitud de Big. Amigos, el poder de la manada es así.


Me encanta cuando César lleva al perro a tratar a su centro y todos los perritos y perrazos de Millán se acercan al paciente. Da la sensación que le están diciendo mientras le huelen 'no te preocupes tío, estamos contigo. Sabemos lo que estas pasado, ábrete con nosotros'. A Big sólo le hizo falta decir: 'Hola, soy Big Boy, es la primera vez que acudo a una sesión de este tipo y soy alcohólico'.

4 comentarios:

Señor Insustancial dijo...

Se te olvida Tom Green y ese pedazo de Spike Jonze que también durmieron con la Barrymore.

El noviazgo de la actriz y el dire molón fue publicado por la Cuore el año pasado...

Un saludo

Onanista Sánchez dijo...

El mismo Spike Jonze que fue marido de Sofía Coppola.

Maria dijo...

Será zorraaaaa!!!!

fastum dijo...

lwlapo es la version italiana de nuestro javier hidalgo aunq nuestro "vivelavida" tiene mejor gusto para bucar pareja, de momento le ha echado el lazo malena (yogurina de la primera edición de supermodelo)a ver cuanto dura??

pd. tendremos q discutir eso de "marichalar elegante"