domingo, 25 de octubre de 2009

De domingo a lunes (de mujer a mujer)

Creo que en mi vuelta a Onanismo Sánchez odio tanto a la intensa de Zoey Deschanel como al pesado de Juan Lapuerta. Zoey representa para mí todo lo que repudio de la mujer. Zoey es directamente el MAL (debería de ir a la cárcel).

La pobre poca culpa tendrá, a lo mejor en la vida real es una maravillosa pareja y mejor amante (lo dudo), pero creo que tras verla en 500 days of Summer nunca volveré a verla de igual forma. La recordaré egoista, costra, caprichosa, japuta, sucia y con las uñas mal cuidadas. Zoey es la gran mentira del lobby indie mundial (pajilleros unidos), como lo fue en su día Scarlett Johansson, pin-up del tres al cuarto de quita y pon.

Voy a borrar lo antes posible todo rastro suyo en mi vida. Mandaré a la papelera de reciclaje el disco de She & Him, por extensión no volveré a escuchar nunca a Death Cab for Cutie. Si alguna vez te han roto el corazón odiarás con todas tus fuerzas tanto como yo a Zoey Deschanel después de sufrir en 500 days of summer. La única forma de combatir el mal de amor es ver Megapetardas antes de meterte en la cama, aunque tu novi@ se quedé dormid@ a los cinco minutos. Ya se sabe, siempre después de un mal verano siempre aparece un gran otoño.

2 comentarios:

Tomás Verléin dijo...

No tengo que entrar al trapo, que es una trampa...
No tengo que entrar al trapo, que es una trampa...
No tengo que entrar al trapo, que es una trampa...
No tengo que entrar al trapo, que es una trampa...
No tengo que entrar al trapo, que es una trampa...
No tengo que entrar al trapo, que es una trampa...
No tengo que entrar al trapo, que es una trampa...

el tapir nicanor dijo...

zoey es a lo femenino lo que el don simón al vino

http://reflexionesdeuntapir.blogspot.com/2009/11/and-heres-t-you-mrs-robinson.html